Ahorrar e invertir

Por Daniel Schlereth

Hablar estos temas, ha sido tenido como muy poco espiritual y por sobre todas las cosas se ha considerado que ahorrar era no confiar en el proveer por parte del Señor. Como cristianos debemos confiar en la provisión del Creador pero también debemos poner por obra su palabra donde nos aconseja y enseña a ahorrar.

“Tesoro preciado y aceite hay en la casa del sabio, pero el hombre insensato todo lo disipa”

Proverbios 21.20          

Otra versión:

“El sabio ahorra para el futuro, pero el necio derrocha cuando obtiene”

Proverbios 21.20         

“….mas sabia que los sabios, las hormigas pueblo que no es fuerte, pero en verano preparan su comida”

Proverbios 30.24-25         

Otra versión:

“Hay cosa pequeña, pero de extraordinaria sabiduría: Las hormigas no son fuertes pero almacenan para el invierno”

Proverbios 30.24-25         

Es importante definir lo que significa la palabra ahorrar según el diccionario:

Ahorrar: Reservar alguna parte del gasto ordinario. Posponer un gasto hoy, para realizarlo en el futuro.

Vivimos en un entorno cultural donde no se mira el futuro, donde se quiere todo en forma instantánea y esto son elementos que conspiran contra el ahorro. El sabio Salomón exalta la conducta de la hormiga, un animal tan pequeño que a los ojos de los hombres es tan inofensivo pero con una tremenda sabiduría. Una versión de la Biblia en lenguaje para niño dice que la hormiga es mas sabia que los sabios. La hormiga aplica el principio del ahorro, en época buena (verano) guarda su alimento para el invierno.

A la luz de la Palabra de Dios, el hombre puede convertirse en una persona sabia o en alguien necio o insensato, en cuanto a la forma de conducirse con sus bienes.

“Tesoro preciado y aceite (perfume) hay en la casa del sabio, pero el hombre insensato todo lo disipa”

Proverbios 21.20         

Hay algunas traducciones de la Biblia que en lugar de la palabra aceite utilizan perfume. En la antigüedad el perfume era un bien que se utilizaba como reserva de valor y era muy costoso, tenemos el ejemplo de la mujer que derramó el perfume sobre el cuerpo de Jesús, y los discípulos se enojaron porque decían que era un perfume muy costoso. (Mateo 26.6-13, Lucas 7.36-50)

Un buen mayordomo, administra los ingresos en:

  • Consumir o Gastar.
  • Ahorrar.

 

José: Hombre Sabio y Prudente

Génesis 41.46-49; 41.53-57; 41.33

Después de que José le interpreta el sueño al faraón, este se da cuenta de la necesidad de tener a su lado una persona prudente y sabia (v.33) para poder administrar tanto la abundancia como la escasez.

El faraón nombra a José como Gobernador de la tierra de Egipto y reconoce en él, una serie de elementos que hacen de José la persona ideal para ese puesto. José tenía:

  • El Espíritu de Dios (v.38)
  • Era entendido y sabio (v.39).

Con solo treinta años de edad, José comenzó a gobernar la tierra de Egipto, en sus primeros años esta tierra produjo grandes cosechas, el pasaje bíblico dice que el trigo era como la arena del mar, está haciendo referencia a la gran abundancia.

José gobernaba con sabiduría, utilizaba el mismo principio que Salomón exalta de las hormigas, el tenía presente la existencia de distintos tiempos (abundancia y escasez), es por esos que toma la decisión de guardar para cuando los tiempos no fueran tan buenos (v.48).

En ningún momento José, se convirtió en una persona avara o que desconfió de la provisión de Dios por tomar la decisión de guardar en los tiempos de abundancia, todo lo contrario, esta medida lo convirtió en un muy buen mayordomo (administrador de los bienes ajenos). José ocupa el lugar de gobernador hasta los ciento diez años.

Los tiempos para los cuales José había trabajado llegaron. El v.54 dice que hubo hambre en todos los países, la hambruna era generalizada, pero el mismo pasaje dice “En la tierra de Egipto había pan”. José era el dueño de la abundancia en medio del Hambre. José supo administrar los tiempos de abundancia, no los despilfarró.

El pueblo comenzó a clamar por alimentos y el faraón les dijo (v.55) “Id a José” y José comenzó a abrir los graneros donde estaba el alimento y no solo el pueblo de Egipto pudo comer de ellos, sino que otros pueblos venían y compraban los granos.

José tuvo presente los tiempos y no miro solo el día a día: Con la ayuda de Dios, José supo tener presente lo que iba a suceder, Él sabía que existían distintos tiempos. En su vida habían sucedidos distintas cosas que marcaban distintos tiempos, había sido vendido por sus hermanos, estuvo de administrador en la casa de Potifar, había estado preso y ahora le tocaba vivir un tiempo totalmente distinto, ser primer ministro de Egipto. Salomón habla que en la vida todo tiene su momento (Eclesiastés 3)

Es importante tener presente que en toda economía existen ciclos (corto, mediano y largo plazo) que marcan crecimiento y estancamiento de la economía. Los siete años de gran cosecha fue un círculo virtuoso que José supo aprovechar muy bien. Los siete años de escasez fue un ciclo de crecimiento negativo (recesión). Debemos tener presente esta realidad y actuar como lo hizo José.

La razón por la cual debemos ahorrar:

  • Nos permite contrarrestar los tiempos de escasez. (tema de los ciclos económicos)
  • Puedo contar con una reserva ante hechos inesperados. (enfermedad, pérdida de trabajo)
  • El generar ahorros, me permite adquirir bienes sin endeudarme y hacerlo a un mejor precio, eludiendo el pago de intereses. (el dinero comienza a trabajar para uno)
  • Generar ahorros, me permite invertir. (el dinero trabaja para uno)

 

¿Es necesario un ingreso muy alto para ahorrar?

Muchas veces se cree, que solo ahorran los que tienen un ingreso muy alto, esto no es siempre así, existen familias que tienen ingresos muy por encima de lo necesario para poder vivir y no solo no ahorran sino que viven constantemente generando deudas.

Para ahorrar es necesario gastar menos de los ingresos que uno tiene, pero por sobre todas las cosas, es necesario generar una conducta que sea constante y regular.

Una forma de generar una conducta constante, es incorporar esta partida como integrante del presupuesto familiar, aunque uno crea que el recurso que se destina es poco significativo, recordemos que lo que importa es la constancia y regularidad. Uno mismo debe convertirse en su principal acreedor.

El ahorro lo puede ir administrando uno mismo o existen en el mercado distintos instrumentos financieros (fondo de inversión, Plazos Fijos). Debemos tener presente que el ahorro tiene la característica de la liquidez, es decir puede convertirse en dinero efectivo con cierta facilidad y en muy poco tiempo.

Un ejemplo de cómo el ahorro puede beneficiar a una familia en el tiempo, nos puede alentar a tomar la decisión de hacerlo y veremos como el dinero trabaja para uno (beneficio del interés) y no uno para el dinero.

 

Cuadro de Marcha

Ahorro Mensual: $100
Tasa interes anual: 10,00%

Año Ahorro Anual Ahorro Acumulado Intereses Ganados Ahorro Total
1 $ 1.200,0 $ 1.200,0 $ 120,0 $ 1.320,00
2 $ 1.200,0 $ 2.520,0 $ 252,0 $ 2.772,00
3 $ 1.200,0 $ 3.972,0 $ 397,2 $ 4.369,20
4 $ 1.200,0 $ 5.569,2 $ 556,9 $ 6.126,12
5 $ 1.200,0 $ 7.326,1 $ 732,6 $ 8.058,73
6 $ 1.200,0 $ 9258,7 $ 925,9 $ 10.184,61
7 $ 1.200,0 $ 11.384,6 $ 1.138,5 $ 12.523,07
8 $ 1.200,0 $ 13.723,1 $ 1.372,3 $ 15.095,37
9 $ 1.200,0 $ 16.295,4 $ 1.629,5 $ 17.924,91
10 $ 1.200,0 $ 19.124,9 $ 1.912,5 $ 21.037,40
11 $ 1.200,0 $ 22.237,4 $ 2.223,7 $ 24.461,14
12 $ 1.200,0 $ 25.661,1 $ 2.566,1 $ 28.227,25
13 $ 1.200,0 $ 29.427,3 $ 2.942,7 $ 32.369,98
14 $ 1.200,0 $ 33.570,0 $ 3.357,0 $ 36.926,98
15 $ 1.200,0 $ 38.127,0 $ 3.812,7 $ 41.939,68
16 $ 1.200,0 $ 43.139,7 $ 4.314,0 $ 47.453,64
17 $ 1.200,0 $ 48.653,6 $ 4.865,4 $ 53.519,01
18 $ 1.200,0 $ 54.719,0 $ 5.471,9 $ 60.190,91
19 $ 1.200,0 $ 61.390,9 $ 6.139,1 $ 67.530,00
20 $ 1.200,0 $ 68.730,0 $ 6.873,0 $ 75.603,00
21 $ 1.200,0 $ 76.803,0 $ 7.680,3 $ 84.483,30
22 $ 1.200,0 $ 85.683,3 $ 8.568,3 $ 94.251,63
23 $ 1.200,0 $ 95.451,6 $ 9.545,2 $ 104.996,79
24 $ 1.200,0 $ 106.196,8 $ 10.619,7 $ 116.816,47
25 $ 1.200,0 $ 118.016,5 $ 11.801,6 $ 129.818,12
  $ 30.000,0   $ 99.818,1  

Como se puede apreciar en el cuadro de marcha, tener una conducta constante y planificada, tiene su fruto.

“Los planes del diligente ciertamente tienden a la abundancia, pero todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”.

Proverbios 21.5         

 

¿Cuánto debo ahorrar?

En las Escrituras encontramos sólo un lugar que nos habla de la cantidad que se ahorraba, en (Génesis 41.34) José les da instrucciones de ahorrar la quinta parte, es decir el 20% del trigo de cada cosecha por los próximo siete años.

La cantidad que podamos ahorrar está muy relacionado a los ingresos y el nivel de gastos, lo importante es comenzar con esta conducta de ahorrar y poder incorporarlo al presupuesto familiar como otra partida.

 

Inversión

La inversión es utilizar el dinero para producir más dinero, la inversión a diferencia del ahorro tiene las siguientes características:

  • Tiene menor liquidez, es decir transformarla a dinero en efectivo cuesta mucho mas que un ahorro, generalmente los ahorros están en algún tipo de moneda.
  • La inversión, a diferencia del ahorro tiene mayor riesgo y tanto la tasa de rentabilidad como las pérdidas son mayores a las que pueden generar los ahorros.
  • Otra diferencia que podemos marcar, es que la inversión tiene un horizonte en el tiempo mayor a lo que pueden tener los ahorros. Por lo general cuando hablamos de inversión hacemos referencia al mediano y largo plazo.

La Biblia nos aconseja sobre la inversión y pone prioridades, nos da un orden de cómo debemos hacerlo.

“Prepara tus labores fuera, disponlas en tus campos y edifica después tu casa”

Proverbios 24.27          

Otra versión:

“Si piensas construir tu casa, atiende primero a tus negocios, y no desatiendas a tu familia”

Proverbios 24.27          

De acuerdo al consejo de Salomón el orden de prioridades de nuestras inversiones debe ser:

  1. El negocio, la Profesión, el oficio.
  2. La casa.
  3. Otras inversiones (inmuebles, acciones, bonos, monedas, etc.)

El negocio, la profesión, el oficio: El pasaje de proverbios hace referencias a la actividad agrícola o ganadera (el campo), pero este pasaje aplicado a nuestros días, está haciendo referencia a la actividad que nos permite ganarnos la vida. Por lo tanto es un principio bíblico invertir en la actividad que desarrollamos (negocio, profesión u oficio) ya que es ella la fuente generadora de recursos que nos permitirá vivir a toda nuestra familia, es por eso que debe ser una prioridad a la hora de invertir. Cuando hablamos de inversión no es solo dinero en efectivo, sino también capacitación, mayor tecnología etc.

Una de las características de los consumidores de servicios y productos de nuestros días, es que son muy infieles (un día contratan un servicio o compran un producto en un determinado lugar y otro día lo hacen en otro lado), para contrarrestar esta conducta es necesario crear un mayor valor percibido por los clientes, esto se logra generando un mayor valor para el consumidor. El mayor valor que le podamos dar al producto que vendemos o servicio que prestamos es generar fidelidad, y la fidelidad genera rentabilidad. Para generar mayor valor en el servicio o producto que vendemos es necesaria la inversión y la creatividad.

Otra característica importante de los productos y servicios que es necesario tener presente, es que el ciclo de vida que tienen estos, día a día se acortan por lo tanto es necesario invertir en el producto o servicio que prestamos para poder adaptarlo a las necesidades de los clientes.

Invertir en nuestro negocio, profesión u oficio es productivo, pero este principio ha sido violado muchas veces satisfaciendo alguna otra necesidad, y lo que es peor, en otras ocasiones hemos antepuesto el gasto en algún gusto o deseo que no es malo en sí mismo, como puede ser un viaje, un nuevo auto, etc. y hemos relegado la inversión en aquello que realmente es fuente generadora de ingresos.

La Casa: En el orden establecido por el consejo del sabio Salomón, la vivienda ocupa el segundo lugar. Más allá del beneficio y la gran bendición que tiene una familia al tener su propia casa, una de las características más importantes que tiene la inversión en un vivienda, es que los bienes inmuebles en el largo plazo, salvo algunas casos, generan una revalorización, aumentando el valor de la propiedad.
Cuando se adquiere o construye una vivienda para uso familiar, es importante que esta pueda satisfacer las comodidades que la familia requiere, pero sucede en algunos casos que se elige o construye una casa mucho mas grande generando un gasto muy grande en su posterior mantenimiento y en el pago de impuestos, consumiendo una parte importante de los ingresos familiares.

Otras Inversiones: Una vez invertido en nuestro negocio o profesión y en nuestra casa, podemos hacerlo en otras actividades, pero es necesario tener presente que generalmente a este tipo de inversiones se les pide un mayor retorno por lo tanto los riesgos son mayores.

Debemos tener cuidado con las inversiones donde se nos promete ganancias rápidas y debemos procurar evitar una exposición desmedida al riesgo.

 

Escribe el sabio Salomón: (versión lenguaje actual)

“En esta vida he visto que guardar mucho dinero no es nada bueno, pues acaba por perjudicar a quien lo tiene, además todo ese dinero puede perderse en un mal negocio, así, quien antes fue rico luego no tiene nada que dejarles a sus hijos; a fin de cuenta acaba por irse de este mundo tan desnudo como cuando nació”

Proverbios 5.13-15          

Las escrituras nos advierten sobre las inversiones riesgosas, todo lo contrario a lo que nos propone la sociedad en la cual vivimos. Para evitar este tipo de inversión es necesario tener presente algunas recomendaciones:

  • No invertir donde se asegura una gran rentabilidad. (dijimos que en las inversiones existe la posibilidad de perder)
  • Se exige que tomemos la decisión en forma rápida. (debemos averiguar cómo es la inversión, la legalidad, conocer la posibilidad e retornos y otros puntos)
  • Se habla muy poco de los riesgos de la inversión. (no existe una inversión sin riesgos)
  • La inversión no exige ningún tipo de esfuerzo.
  • Se obtiene ganancia en forma muy rápida. (todo negocio tiene la característica de tener en la etapa inicial por lo general un flujo de fondo negativo, por lo tanto obtener ganancias rápidas es prácticamente imposible)

Antes de realizar nuevas inversiones es necesario buscar consejo, estudiar la inversión y, de hacerlo, no hacerlo apurado.

 

Buscando el equilibrio entre el Ahorro y la Inversión

Uno de los graves errores en los cuales podemos caer, es que en la medida que generemos una determinada suma de ahorro (mucha o poca) dejemos de tener nuestra confianza en Dios, transfiriendo la misma a los bienes materiales.

Salomón sabía que el dinero no era todo y no podía comprar la vida eterna y que los bienes materiales eran fugaces (Proverbios 23.5; 27.24).

El sabio Salomón tenía muy claro que el apetito por las riquezas, la ambición del hombre y la falta de contentamiento podían llegar a gobernar y arruinar la vida de una persona.

“Como el seol y el Abadón nunca se sacian, así los ojos del hombre nunca están satisfechos”

Proverbios 27.20         

“El fin de todo discurso que has oído es: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre. Pues Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa oculta, sea buena o sea mala”

Eclesiastés 12.13-14         

Salomón conocía cuál era el gran secreto, el sabía que las riquezas tenían limitaciones.

La falta de equilibrio en el ahorro y la inversión, nos traerá graves problemas. La Biblia dice:

“Porque raíz de todo los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con muchos dolores”

1º Timoteo 6.10-11         

La advertencia es muy clara, el amor al dinero se puede transformar en el motivo de separación con nuestro Creador y la causa de muchos dolores. Para ello es necesario encontrar el equilibrio y una de las forma es planificar el monto total que yo quiero o necesito ahorrar o invertir, poniendo un techo, un límite. Este límite puede variar si uno es soltero o casado, según la actividad que uno desarrolle, etc. Una vez alcanzado ese límite uno tendrá la capacidad para compartir la parte equivalente al ahorro o la inversión.

_________________________

Síguenos en Facebook