“Si es tu voluntad” y otros conceptos errados acerca de la oración por sanidad

vineyard.png

Por Will Eisenhower

En este perspicaz artículo, el Dr. Will Eisenhower nos muestra que el acercarse en oración a Dios con “Si es tu voluntad” no sólo no es escritural, sino también inútil.

Orar por otros es un privilegio increíble. También lo es enseñar a otros a orar por otros. De hecho, es difícil imaginar algo más crucial para el avance del reino, algo con mayores consecuencias a largo plazo, o algo más satisfactorio, que transmitir a otros cristianos cómo orar efectivamente por las necesidades de las personas.

Cuando las personas a quienes enseñamos son nuevos creyentes, a menudo ellos no tendrán una base adecuada - en términos de un trasfondo bíblico o una perspectiva teológica para la oración. Pero ellos pueden compensar eso con su entusiasmo y receptividad. En contraste, cuando el aprendiz ha sido cristiano por algún tiempo, sus soportes teológicos pueden estar presentes, también suposiciones erradas y formas de acercamiento a la oración menos que útiles.

Un ejemplo es el síndrome de SETV. SETV significa “Si Es Tu Voluntad”. Ora con otros por un tiempo y el SETV aparecerá. Cuando sucede, puede parecer fuera de lugar aunque no podamos concretar por qué. Está la persona; ¿Siendo humilde?, ¿Demostrando falta de fe? ¿Ambos? o ¿Es sólo un asunto de estilo? Algunos cristianos se sienten más cómodos si comienzan con un SETV, otros no, entonces tal vez no existe realmente una forma de (o necesidad de) evaluar un estilo con relación a otros. O algo así pueden pensar algunos.

Pero tenemos buenas razones para pensar de otra manera. El síndrome SETV estorba la efectividad en la oración. Representa y refuerza una inhabilidad para continuar con lo que estamos pidiendo. No estoy diciendo que sea la peor cosa del mundo, pero si vamos a ser la sal y luz en mayores círculos cristianos - esto es, si vamos a ser ejemplos con sabor y maestros luminosos de la oración verdaderamente efectiva, entonces es importante entender y poder explicar lo que está equivocado en el síndrome SETV - no en que podamos enorgullecernos de lo inteligentes que somos, sino que podamos ser genuinamente útiles.

Lo que significa que queremos tener un sentir de por qué la gente que ora SETV lo hace así. Algunos dirán, “No lo sé. Esa es la forma en que siempre lo he hecho,” pero otros tendrán un racional “me avergonzaría no venir a Dios con humildad”. “No quiero parecer que le estoy dando órdenes a Dios.” En apariencia, tales comentarios parecen convincentes a quienes los hacen.

Todas las razones del por qué, queremos responderlas con las escrituras. ¿Cuán escritural es orar SETV? No lo es en absoluto. Algunos pueden pensar que sí lo es, y puede que tengan un versículo bíblico para respaldar su punto de vista. Pero consideremos. Sí, es verdad que cuando Jesús oró en el jardín, dijo, “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” (Lucas 22.42). Pero este versículo tiene poca relación directa con el asunto. Jesús no está demostrando una humildad que es consecuencia de su incertidumbre en cuanto a lo que la voluntad del Padre pueda ser. Por el contrario él esta pidiendo osadamente al Padre que cambie su voluntad, mientras que al mismo tiempo esta entregándose al Padre de todas maneras. Lo que es más, no hay intercesión aquí; no está orando por otra persona, sino que está luchando con lo que sabe que está reservado para él.

Del mismo modo, es verdad que un hombre con lepra vino a Jesús diciendo, “Señor, si quieres, puedes limpiarme” (Mateo 8.2). Pero, ¿Es esta una ilustración que pueda darnos una norma?¿Está Mateo levantando esta situación para que nosotros la copiemos? ¿No está dándonos un ejemplo de cómo cierto leproso lo hizo, de hecho, venir a Jesús - esto es, con amplia confianza en el poder de Jesús y con una igual medida de incertidumbre en cuanto a su amor? Por la respuesta, nota que Jesús no elogia al hombre por su fe, como frecuentemente lo hace con quienes sana. Y nota que aquí nuevamente, el leproso no está orando por otro.

En contraste, tenemos una abundancia de ejemplos de lo que la intercesión se supone que sea, y el SETV no se encuentra en ninguno. Considera Hechos, capítulo 3. Pedro y Juan encuentran al hombre cojo en la puerta del templo, no encontramos a Pedro orando, “Señor, si es tu voluntad, sana a este hombre”. No, él dice, “En el nombre de Jesucristo de Nazaret, camina” (Hechos 3.6) Y este ejemplo puede seguir uno tras otro. El síndrome SETV no está de acuerdo con la enseñanza de las escrituras que nos rige en la naturaleza de la oración de intercesión.

Esto realmente debería resolver el asunto. Pero para ayudar a que los aprendices de oración piensen detenidamente las cosas, puede ser útil tomar un enfoque diferente. Podemos preguntar, si orar “Si es tu voluntad...” es realmente tan importante, ¿Por qué no comenzar cada oración de esa manera? ¿Por qué no la conversión: “Señor, si es tu voluntad, por favor ven a mi corazón y sé el Señor de mi vida”? Y acerca del perdón:”Señor, si es tu voluntad, perdona mis pecados.” Bajo el riesgo de sonar absurdos podemos preguntar, ¿Por qué no la acción de gracias en las comidas? “Querido Padre celestial, si es tu voluntad, por favor bendice estos alimentos que vamos a recibir.” Estaríamos bromeando por supuesto, pero no sin razón. La Biblia nos pide venir a Dios con osadía. “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4.16) No tenemos ni un problema - o como mínimo, un problema menos - al venir a Dios osadamente cuando se trata de la conversión o el perdón o bendecir nuestra comida. El síndrome SETV descansa sobre la suposición que interceder por otros es de alguna manera diferente - pero, ¿Por qué debe ser así?

La respuesta es que, todo depende en lo que pensamos que tenemos autoridad para orar o no. Estamos acostumbrados a pensar que la autoridad es algo semejante al poder, pero realmente la idea está más cerca de permiso. Autoridad significa autorización, y autoridad para orar significa autorización para orar. Un tipo de persona SETV es alguien que siente que tiene el permiso de Dios, la luz verde de Dios, para orar sobre una amplia variedad de áreas - pero no sobre otras, así es que cuando viene a cualquiera de esas áreas no-permitidas, la oración tiene que cambiar, tiene que llegar a ser tentativa. Antes la oración era una expresión de fe en la bondad de Dios. Pero ahora, en estas áreas no permitidas, la oración tiene que llegar a ser... bueno, realmente tiene que llegar a ser una falta de fe. La confianza desaparece.

Mi esposa Nancy, pone la oración SETV así: “Señor, sé que tengo que arrastrarme para venir a ti, así que ahora estoy arrastrándome. Aquí estoy, haciéndote saber que sé que no es mi asunto orar por esto. Y espero que si me arrastro lo suficiente, entonces tal vez estará bien que esté pidiendo por algo que no me corresponde.” Eso es básicamente de lo que se trata el síndrome SETV.

Si esto es así, entonces es importante hacer dos puntos, uno bíblico y otro pastoral. Primero, las escrituras muestran claramente que cada creyente - grande o pequeño - tiene el derecho de venir a Dios con ¡cualquier petición! Juan 1.12 dice, “a todos los que le recibieron... les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.” Nos autoriza para venir a nuestro Padre celestial como hijos que ¡confían en él para todo!

Cuando mi hijo viene a mí y me pide dinero para comprar un regalo de cumpleaños para su amiga, el no dice, “Papa, si es tu voluntad, ¿puedes darme algo de dinero?” El sólo pide. El no tiene que arrastrarse. El no tiene que decir, “Papa, vengo a ti admitiendo desde el comienzo que tú y sólo tú controlas las finanzas en la familia Eisenhower.” ¿Por qué no? Porque el es mi hijo, y yo soy su padre, y tenemos una relación que no requiere de gestos de sumisión de su parte cada vez que el necesite algo. Lo amo y él sabe que lo amo - y sabe que ese amor expresa una autorización global para pedir lo que él necesite.

No tengo que decir sí. Ni tampoco Dios. Pero esa es otra pregunta. Dios aún tiene el derecho de bendecir lo que él elige, y a veces eso significa un "no" bendito. El punto aquí es que como hijos de Dios completamente autorizados, cuando intercedemos por personas en necesidad... la relación de amor que tenemos con el Padre que se deleita en nuestras oraciones, rige cualquier necesidad de ser serviles ante él. Ahora el segundo punto. Cuando las personas vienen a nosotros por oración, cualquiera sea su medida de fe, ellos necesitan que les mostremos algo de la misma urgencia que ellos están sintiendo por este asunto. Ellos necesitan que estemos a su lado, que tengamos empatía, que nos dolamos con su dolor. Pero alguien que ora SETV hace lo opuesto. Abre una brecha entre el
que ora y quien recibe oración.

Si yo orase una oración SETV por alguna necesidad tuya, estaría distanciándome de ti y alejándome de tu situación hacia un punto de ventaja neutral. Un guerrero neutral de oración es una contradicción en términos. Los intercesores bíblicos nunca se apartaron de las situaciones por las que oraban. Sus corazones se dolían mientras ellos clamaban,”¡Dios ayúdanos!” Es nuestra necesidad también.

Déjame darte un ejemplo. En enero de 1994, tuve un ataque del corazón relativamente pequeño, el cual me llevó al hospital, luego allí tuve un segundo ataque, este fue grande. No tuve ninguna duda: ¡Estaba en serios problemas! Y mirando hacia atrás, me sorprendí cuán rápidamente todas mis preocupaciones secundarias desaparecieron. Mientras yacía en la mesa de operaciones, sólo las cosas básicas importaban, y como consecuencia, hice dos cosas. Ore, “Dios ¡por favor no me lleves aún, por mis hijos! Yo soy todo lo que ellos tienen”. Y pregunté si había algún capellán que pudiera orar conmigo. El capellán vino y oró con la misma urgencia que yo sentía, “Señor, ¡por favor no te lleves a este hombre, por sus hijos!”

Yo necesitaba a alguien que no sólo estuviera conmigo sino que estuviera realmente conmigo. Y eso es lo que siempre necesita todo aquel que pide oración.

Sí, yo sé. Algunos de los que vienen a nosotros por oración, no muestran ninguna señal de que sean serios, por muchas razones. Y aquellas razones son importantes en su propio derecho y tienen que ser tomadas en cuenta. Pero después que lo hemos hecho, el hecho permanece, el intercesor tiene que dar importancia a la necesidad y el “Señor, si es tu voluntad...” no lo hace.

¿Qué lo hace? La respuesta es simple. Una oración que abraza al que está herido y confía - confía completamente - en Aquel que tiene la respuesta.

___________________________
Will Eisenhower es un pastor asociado en la Iglesia Presbiteriana de San Andrés en Redondo Beach, California, y es profesor adjunto de Teología y Ética en el Seminario Teológico Fuller. Es autor de más de 2 docenas de artículos. Will trabaja actualmente en “By Grace Through Faith: Apologetics and Personal Narrative (“Por gracia por medio de la fe: Apologética y Narrativa Personal.”) (IV Press).

Equipando a los santos - Tercer trimestre de 1996

_________________________

Síguenos en Facebook

Etiquetas: