¿Cómo sobrevivir en una iglesia poco saludable?

¿Cómo sobrevivir en una iglesia poco saludable?En Considering (and Surviving) Unhealthy Christian Organizations, Ed Stetz aborda el tema de las organizaciones cristianas poco saludables. El artículo, en dos partes, es algo extenso, por lo que voy a compartir con ustedes sólo algunos aspectos que me resultaron muy interesantes.

Por el hecho de que se trate de organizaciones cristianas, es probable que hagan muchas cosas buenas, sin embargo, el daño que causan a las personas individuales en muchos casos es inconmensurable. Lo peor de todo es que es un problema que sigue creciendo...

Si la organización realiza cosas visiblemente buenas en lo exterior, pero sientes que tu ser interior es quebrantado por la organización y su liderazgo, ésto es un síntoma de su disfuncionalidad.

¿Cómo saber si su organización o iglesia cristiana es disfuncional o poco saludable? A continuación compartimos algunas señales:

  1. La iglesia o la cultura organizacional no valora a las personas que sirven, sólo se valora a los líderes. Cuando los líderes del ministerio ven a la gente como herramientas, en vez de verlas como socios, el resultado es que la gente es usada para servir al propósito, en lugar de ser parte del propósito. Son herramientas sin valor, sólo los líderes tienen valor.
  2. El líder es al único a quien se le permite pensar. Los seguidores sólo están para implementar sus ideas y nada más. A medida que la organización crece y el líder no delega en su liderazgo, las decisiones se retrasan, porque otros líderes no pueden resolver por su cuenta. La oficina del lider comienza a ser como “el agujero negro al que las ideas van a morir”. Toda idea debe ser aprobada por el líder, y el líder piensa que sólo él o ella tiene buenas ideas, las ideas no provienen de la gente. Es el líder el único que tiene “la visión”. Por supuesto que lo que se proclama públicamente suena diferente, pero en la práctica sólo las ideas del líder son las que prosperan.
  3. La iglesia u organización piensa que todos los demás están equivocados y sólo ellos están en lo cierto. Es decir, no hay ningún valor en otras personas o grupos. Hay sólo un grupo reducido al que ellos consideran “aceptable”, y los otros están equivocados y/o son estúpidos. La arrogancia es casi siempre un signo de una organización cristiana poco saludable.
  4. La gente intenta explicar que debido a lo bueno que han experimentado, vale la pena el maltrato que reciben. A menudo, nos es hasta que han dado un paso al costado de la organización que se dan cuenta que esto no era cierto. Una gran mentira que se les hace creer a los cristianos es que: el fin justifica los medios.
  5. La gente sabe de los evidentes problemas de carácter del líder, pero nadie se atreve a decir la verdad. A menudo estos líderes son conocidos por su ira, sin embargo se vuelven incuestionables debido a su supuesto poder espiritual, título eclesiástico, académico o algún otro.
  6. El líder posee una característica abrumadora. Por ejemplo la capacidad para predicar, su inteligencia o la capacidad de atraer a las personas. Sin embargo, el fruto de su vida cristiana se mantiene por debajo de lo esperado. Desde afuera de la organización parece ser un gran líder, pero los de adentro saben que él o ella está más preocupado/a de su aspecto exterior que del interior.

¿Eres parte de una organización poco saludable? Sal de ella tan rápido como puedas! Hazte la siguiente pregunta: ¿Cómo afectará a mi familia permanecer en esta organización? Notarás que el líder habla a menudo acerca de la prioridad de la familia, pero en la práctica se refiere a la prioridad de SU propia familia. Tú eres el único dedicado a proteger a TU familia, protégela!

Podrás notar esto en el impacto que el líder produce en las personas cercanas. Una organización disfuncional tiende a mostrar estas dos características en su liderazgo:

  1. En primer lugar, muchos de los mejores líderes dejan el liderazgo. (y el líder siempre encuentra la forma de culparlos a ellos)
  2. En segundo lugar, los líderes que permanecen asumen las características tóxicas de la organización convirtiéndose en parte del problema (aunque a menudo también se quejan del líder).

Al fin y al cabo, esto es lo que quieren los líderes tóxicos: a nadie que no esté de acuerdo con ellos o tengan otras ideas. Por lo tanto, la mejor decisión posible es alejarse.

Si crees que necesitas salir de donde estás, comienza a orar en busca de otra oportunidad de ministerio. Sólo la expectativa de un futuro diferente es probable que alivie tu dolor y lucha diaria, y te ayude a enfrentar cada día. Cuando has tomado la decisión de retirarte, será muchísimo más fácil soportar lo que sucede a tu alrededor. Lo sé por experiencia. Confía tu futuro al Señor Jesús, Él te dará de su paz, que sobrepasa todo entendimiento.

Sin embargo, y por diferentes motivos, también es posible que tengas que quedarte. Si este es el caso, y si crees que Dios te está ordenando que te quedes, te sugiero que tomes estas actitudes:

  1. ¿Sumisión o cobardía?No tengas temor. El miedo hará de tí un cobarde, en lugar de vivir como un valiente. Reconoce que te encuentras en una organización poco saludable, pero no te conviertas en un siervo poco saludable. Seguramente esto hará que te destaques del resto (y que hablen mal de tí también), pero por ninguna razón te conviertas en un cobarde.
  2. Marca la diferencia. Simplemente pregúntate: ¿qué puedo hacer aquí y ahora? Cuando no te conduces por temor, puedes conseguir ser mucho más útil para el reino. Podrás alentar a personas, que seguramente sean víctimas de esa cultura tóxica que impera en la organización.
  3. Habla la verdad. No tengas temor de decir la verdad acerca de tu iglesia u organización y su liderazgo. Es posible que sientas el rechazo, o la venganza incluso. Pero la verdad con gracia y humildad puede ser oída, o puede revelarte que es hora de partir.

Seguro que estas actitudes no son fáciles de poner en práctica. Te animo a buscar la sabiduría de Dios en oración para tomar las decisiones correctas. Dios puede abrir un nuevo camino en el desierto para tí.

Nos gustaría que pudieras compartir tus experiencias en este asunto. Puedes enviar tu comentario de manera anónima (será enviado a la cola de moderación), recuerda ser prudente con los nombres e indicaciones de lugar. El propósito es compartir experiencias que puedan ayudar a otros a salir de organizaciones poco saludables.

 

_________________________________

Suscríbete a nuestra lista de correo: Reflexiones para el liderazgo.

1 response to "¿Cómo sobrevivir en una iglesia poco saludable?"

Imagen de gustavo.pardo

1. Aclaración

Este artículo es una traducción de un artículo publicado originalmente en inglés por Ed Stetz. Evidencia de que algunos problemas que observamos localmente son en realidad situaciones que la iglesia está viviendo en diferentes partes del mundo.