Cuatro aspectos de la iglesia del primer siglo que no deberíamos perder de vista

Ichthus

Sin dudas, luego de 2000 años de historia transcurridos, no es de esperar que todo vuelva a ser como en el primer siglo, se supone que deberíamos haber avanzado. Discusiones acerca de si lo hicimos o no al margen, hay puntos destacados de la iglesia del primer siglo que de ninguna manera deberíamos perder de vista:

Así, pues, los que recibieron su mensaje fueron bautizados, y aquel día se unieron a la iglesia unas tres mil personas. Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración.

Hechos 2.41-42

  1. Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles. La enseñanza era algo contínuo, se mantenían firmes en ella. Ningún programa de iglecrecimiento debiera dejarla de lado.
  2. En la comunión. Si el ámbito de la iglesia no proporciona un espacio donde podamos tener comunión, alentarnos, consolarnos y reírnos juntos, algo no está bien.
  3. En el partimiento del pan. Ya sea que se tome como el sacramento de la Santa Cena o una simple comida, está íntimamente relacionado con el punto anterior.
  4. En la oración. Una vez más, los programas están bien, las actividades están bien, pero si nos llenamos de actividades, estas no llenarán el vacío de la falta de oración, comunión e intimidad con el Padre.

 

El verso 42 es sólo un versículo, muy pequeño, pero nos da trabajo para una buena temporada, ¿no crees?