Semilla de mostaza

Gustavo Pardo

30 También dijo: "¿Con qué vamos a comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola podemos usar para describirlo? 31 Es como un grano de mostaza: cuando se siembra en la tierra, es la semilla más pequeña que hay, 32 pero una vez sembrada crece hasta convertirse en la más grande de las hortalizas, y echa ramas tan grandes que las aves pueden anidar bajo su sombra."

Marcos 4.30-32                            

 

¿Con qué vamos a comparar el reino de Dios?

Jesús se estaba dirigiendo al pueblo judío que estaba esperando la manifestación del reino de Dios. Jesús tiene que corregir algunos errores conceptuales en este punto (ellos querían un reino o gobierno político), pero aún así, los judíos ya lo estaban esperando. Ellos sabían lo que era el reino de Dios.

Nosotros vivimos en una sociedad humanista en la que no se está esperando esa manifestación, de hecho, vivimos en una sociedad que se empeña en negar incluso la existencia de Dios. Paráte en la calle y preguntale al primero que pasa qué es el reino de Dios y mirá qué cara te pone.

Por eso mismo se nos hace necesario definir previamente a qué se refería Jesús cuando hablaba acerca del reino de Dios. No se refería ni se relacionaba a: un reino terrenal, una nación o territorio; un rey tirano, déspota y/o perverso; tampoco a una comunidad de súbditos o habitantes de un reino o país. En resumen, no era nada de lo que naturalmente se nos viene a la cabeza.

Cuando Jesús se refería al reino de Dios, se refería al gobierno de Dios manifestado en la tierra.

Gobierno es el ejercicio del poder. El poder se puede ejercer para fines buenos o malos. Nuestros gobernantes, por ejemplo, ejercieron su poder político decretando un feriando nacional largo, como el carnaval, que según algunos, la palabra carnaval hace referencia a una supuesta antigua tradición pagana en la que se ofrecía carne al dios Baal (carna-baal) en una fiesta en donde todo vale, principalmente el vino y sexo desenfrenado.

Pero dejemos por el momento el gobierno de los hombres. El reino o gobierno de Dios se manifiesta primeramente en mi propia vida, luego en mi familia, luego en el ámbito donde me muevo y finalmente en una región (barrio, ciudad, provincia, nación).

  • En mi vida: santidad, salud, finanzas, etc.
  • En mi familia: hogar, comunicación, relaciones, proyectos en común, etc.
  • En mi entorno: testimonio, autoridad espiritual.
  • En mi región: cultura, leyes, autoridades, etc.

Es en ese orden, en el primer lugar donde debo buscar la manifestación del reino es en mi propia vida y, a partir de allí avanzar sobre las demás áreas.

En este punto es donde comenzamos a entender lo de la semilla de mostaza. Comienza como una pequeña semilla que en sí no parece ser capaz de grandes cosas, pero cuando es sembrada produce resultados extraordinarios.

Puedo quedarme con la idea de que es pequeña y no pasará nada, o puedo decidir poner en juego mi fe y creer que ocurrirá algo grande. Dios no nos pasa por arriba en este punto, Él espera nuestra respuesta de fe.

 

Es como un grano de mostaza

Jesús viene enseñando acerca del reino en el capítulo 4 de Marcos primeramente con la parábola del sembrador, luego con la parábola de la semilla que crece y finalmente con la de la semilla de mostaza.

El reino es comparable a una semilla de mostaza en el sentido de que aunque inicialmente o en su comienzo pueda parecer pequeño, y hasta despreciable para algunos; una vez sembrada la semilla, esta crece hasta alcanzar dimensiones impensadas.

El hilo conductor que une las tres parábolas es el de una siembra de una semilla. La semilla DEBE ser sembrada. Mire lo que dice Jesús acerca de esto:

24 Ciertamente les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto. 25 El que se apega a su vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna. 26 Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.

Juan 12.24-26

Recién cuando el grano cae en tierra y muere es que lleva fruto, sino, se queda sólo. Hay aquí la indicación de un elemento traumático, algo debe morir, algo se va a perder.

Jesús nos está invitando a perder el control, a aborrecer nuestra forma de hacer las cosas, y a seguirlo y servirle. La verdad es que no es algo cómodo, no parece tentador, no es un carnaval. Pero es la manera en que el reino de Dios comenzará a abrirse paso en y a través de nuestras vidas.

 

Conclusión

La llamada del Señor hoy es a una siembra, a sembrar la semilla de la Palabra que hemos recibido en nuestros corazones y a sembrar nuestras vidas en su reino para que llevemos mucho fruto. Es que si no lo hacemos, no veremos los resultados. A veces nos quejamos de que no obtenemos la prosperidad o sanidad que deseábamos, pero nos olvidamos de que el reino de Dios crece, como una planta, es un proceso. Y mucho más importante, nos olvidamos de sembrar la semilla, sin lo cual, no se inicia el proceso.

Otros han sembrado la semilla, han creído con fe verdadera, pero quieren el árbol ya, están ansiosos y no quieren esperar el tiempo (kairos) de Dios, han recibido una palabra profética y quieren ver su cumplimiento ya (cronos), sin transitar el proceso que les llevará a ver su cumplimiento.

Esta es una noche de decisiones, algunos decidirán sembrar la palabra que han recibido en sus corazones, otros decidirán sembrarse ellos mismos al reino, otros confirmarán una decisión tomada previamente, pero en todos los casos, tomamos como ejemplo las palabras del apóstol Pablo:

12 No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. 13 Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, 14 sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.

Filipenses 3.12-14

Te bendigo! :)

_________________________

Síguenos en Facebook

Etiquetas: